Relleno de terreno mediante materia orgánica leñosa y plantas trepadoras de cobertura

Dentro de nuestro proyecto Betu estamos experimentando con un sistema de mínimo consumo energético y de recursos para la preparación de un terreno irregular de monte para la producción combinada de leña y alimentos.

Una de las características más notorias del terreno, procedente de sucesivos rellenos parciales de lo que era históricamente una zona baja de monte, a pocos metros ya del valle, era su irregular orografía. El abordamiento convencional hoy día para esta característica sería introducir maquinaria pesada para igualar el terreno allanándolo, quitando tierra de un lado para ponerla en otro.

Nosotros no sólo consideramos innecesario ese consumo económico y de energía fósil sino que lo vimos inconveniente. En primer lugar porque removería innecesariamente la escasa capa de tierra fértil sobre la piedra desmenuzada de monte que constituye el substrato de esta zona del proyecto. En segundo lugar el allanarlo suponía dejar el extremo de la finca al ras de la pista asfaltada que pasa por el sur de la misma, lo cual no interesaba por desprotección ante el viento y el aire frío nocturno (zona proclive a heladas).

Foto del relleno hace un año: se pueden apreciar ramitas de sauce, abedul y roble y algo de tierra arenosa cubriendo parte del rellenoPor tanto procedimos aplicar los consejos de la permacultura y de la agricultura orgánica ante estas situaciones, conseguiendo dos objetivos con el mínimo gasto: rellenar ciertos baches del terreno para igualarlo de manera no agresiva, al tiempo que aumentábamos rápidamente la materia orgánica y por tanto la fertilidad el suelo. Para ello recogimos toda la materia orgánica de desecho a nuestro alcance en los alrededores, y producida en la propia finca: sobre todo restos forestales y de desbroce y poda.

Como explicamos en el esquema animado adjunto, depositamos todas esas ramas, troncos delgados y hojas en las zonas de mayor depresión del terreno.

Nuestra intención era, para acelerar la descomposición y evitar la posible propagación de incendios a partir de esa materia seca, cubrir con una capa de tierra esta materia leñosa. Para ello estuvimos varios meses esperando que apareciese tierra fértil procedente de alguna obra o desmonte próximo. Finalmente, como vimos que no llegaba y que se aproximaba la época de incendios, decidimos utilizar una tierra arenosa y de apariencia poco fértil que procedía de un pequeño desmonte que habíamos realizado en la finca y que aguardaba a ser reutilizada para rellenos. Para nuestra sopresa la primavera la había cubierto de tal capa de plantas que ya casi no se veía la tierra. Por tanto la consideramos suficiemente fértil como para servir de capa protectora del relleno y contribuir a acelerar su descomposición. Con esto cumpliríamos los consejos que habíamos visto en tantos libros de permacultura, y haríamos una especie de hügelkultur forestal inspirada también por el compost de los templarios.

Para nuestra sorpresa la naturaleza se había encargado ya del trabajo. En cuestión de pocas semanas los restos se habían cubierto de una capa espesa de hojas, principalmente de dos especies, ambas trepadoras y de las denominadas invasivas: Convolvulus arvensis (GL: corregola, ES: correhuela) y Rubus fruticosus (GL: silva, ES: zarza). Pese a ser plantas consideradas malas hierbas o incluso pestes, demostraron ser útiles para ciertas funciones. La capa vegetal está contribuyendo a mantener la humedad alta, protegiendo del sol del verano, y facilitando la descomposición de la materia orgánica principalmente leñosa con la que rellenamos el bache del terreno. Además, al ser la correhuela caducifolia, aportará aún más materia orgánica al hueco.

Animación explicativa: Relleno de terreno mediante materia orgánica leñosa y plantas trepadoras de cobertura

Hemos podido comprobar en la práctica cómo se puede no sólo rellenar e igualar un terreno sin consumir energía fósil sino que se puede enriquecer de paso de materia orgánica, acelerando el proceso gracias a la acción espontánea de las plantas locales o favorecida mediante siembra de especies concretas que cubran el relleno y lo enriquezcan.

5 comentarios

  1. Añadimos una nueva foto de cómo está este relleno a mediados de diciembre:

    Se puede apreciar cómo dominan las zarzas y algunas de las hojas caducas que o bien han nacido ahí (correhuela) o bien han sido traídas por el viento y añaden materia orgánica al relleno (castaño, roble…).

  2. Ciertamente, cuando se complete suficientemente la descomposición de la materia orgánica leñosa tendremos que encargarnos de las zarzas si queremos cultivar algo en esta área. Para ello estamos experimentando con un sistema en otra parte de la finca que no requiere uso de herbicidas de ningún tipo ni empleo de maquinaria desbrozadora. Si tiene éxito lo emplearemos también aquí en el futuro.

  3. Hoy, ya comenzado el mes de Marzo, las zarzas se elevan casi 1 m por encima del relleno de ramas.

  4. Cual es el metodo para acabar con las zarzas sin desbrozadora?

    1. Asociación Touda dice: Responder

      Hola, Jesús. Gracias por ponerte en contacto con nosotros. “Sin desbrozadora”… y sin herbicidas, ojo!!

      En el terreno donde realizamos las experiencias prácticas y experimentales de permacultura —el Proyecto Betu, como lo llamamos— hemos probado con éxito un método recomendado por César Lema, conocido biólogo y permacultor gallego. Tenemos bastante información fotográfica sobre el proceso, que esperamos poder publicar pronto. Pero básicamente te resumo en qué consiste:

      1. Lo primero y casi más importante es no cortarlas: para aplicar este método deben ser aplastadas íntegramente, en toda su longitud.
      2. Tras aplastarlas se tapan con cartones u otro material orgánico como sábanas, mantas viejas, alfombras… Nosotros hemos usado con éxito un cartón continuo bastante grueso y rígido, procurando solaparlo y no dejar huecos.
      3. Luego, por encima, se echan restos de desbroce, ramitas de poda, tierra, cepellones de hierba, etc.
      4. Se siempra y/o plantan allí plantas que echen una raíz tupida.
      5. Si algunas zarzas lograr atravesar la capa de cartón y de tierra y plantas, se aplica otro trozo de cartón o material de cobertura.
      6. Puede ser necesario repetir la cobertura una vez más, pero en nuestro caso no hizo falta.

      Cuando publiquemos la galería de fotos se verá mejor el sistema. Espero que te ayude. Suerte!

Deja un comentario